Gambas al ajillo

Recetas de gambas al ajillo

Gambas al ajillo al horno

Hay días en los que te sientes cansado, sin ganas de cocinar. Esos días tiendes a tirar de platos procesados poco recomendables, o pedir comida basura. Pero con esta receta ya no tienes excusa para preparar una gran cena, deliciosa y realmente fácil y rápida.

Si quieres agilizar el proceso, puedes utilizar gambas congeladas, y descongelarlas debajo del grifo con agua fría; aunque lo mejor es utilizar gambas frescas.

Gambas al ajillo al horno

Solo tendrás que pelarlas, lavarlas y desvenarlas; que no se tarda nada. Una vez secas, simplemente ponlas en una bandeja de horno y vierte la salsa con mantequilla, aceite y ajo encima.

Si lo deseas, puedes añadir un poco de pimienta Cayena para darle un toque picante. Realmente, no necesitas nada más.

Lo metes todo en el horno, y la cena estará lista en 10 minutos. Si tienes más tiempo (y ganas), también puedes preparar fácilmente algunas verduras salteadas mientras las gambas se están cocinando.

La carne de las gambas es firme y extremadamente fresca, y la salsa picante es deliciosa.

¡Así que esto es todo! Una de las recetas más fáciles y rápidas que he compartido con vosotros. Si tienes 20 minutos (incluyendo el tiempo de preparación), ¡puedes hacer esta receta!

Ingredientes para 4 personas

  • 1 kg de gambas grandes (con la cola)
  • 125 gr de mantequilla
  • 125 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 12 dientes de ajo, picados
  • 1/2 cucharada de pimienta Cayena, o más al gusto
  • 1/2 taza de perejil, finamente picado
  • Unas rodajas de limón para adornar

Preparación

Precalentamos el horno a 180ºC (160ºC si es con ventilador) por lo menos 15 minutos, y forramos una bandeja de horno con papel de hornear.

Lavamos las gambas, las pelamos (dejando la cola) y las desvenamos. Colocamos las gambas sobre la bandeja, repartidas uniformemente sin superponerlas.

En una cazuela pequeña, calentamos la mantequilla y el aceite a fuego medio. Cuando esté caliente, añadimos el ajo y la pimienta Cayena, sofriéndolo durante un minuto.

Vertemos esta mezcla sobre las gambas uniformemente, y las introducimos en el horno durante 10-15 minutos, o hasta que veamos que las gambas estás opacas.

Una vez sacadas del horno, espolvoreamos el perejil y las servimos con las rodajas de limón.

Notas

Me gusta servir las gambas acompañadas de pan crujiente para mojar la deliciosa salsa de ajo.

Esta forma de cocción al horno es especialmente buena para cuando tienes que hacer bastante cantidad de gambas, ya que de esta forma se cocinan todas uniformemente y sin amontonarlas.