Gambas al ajillo

Recetas de gambas al ajillo

Receta de gambas al ajillo con arroz

Las gambas son uno de los productos del mar que más versátiles son en la cocina, porque pueden prepararse de mil y una formas diferentes, desde la forma más sencilla que pueden ser las gambas al ajillo hasta hacerlas a la gabardina, incluirlas en una buena paella, plato de pescado, etc.

En este artículo queremos compartir contigo una deliciosa receta que te permitirá degustar las gambas de una forma diferente junto a otro ingrediente muy apreciado en muchas de las elaboraciones gastronómicas de nuestro recetario, el arroz. ¿Has hecho alguna vez gambas al ajillo con arroz? Nosotros te damos los pasos para que puedas probar este plato.

Receta de gambas al ajillo con arroz

los ingredientes que necesitamos:

Para elaborar esta receta para 4/6 personas necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 750 gr. de gambas (aunque valen congeladas, siempre serán mejores las frescas)
  • 350 gr. de arroz.
  • 6 dientes de ajo.
  • 3 guindillas.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Perejil fresco picado.
  • Sal y pimienta (al gusto)
  • Agua.

Además del delicioso sabor que tiene esta elaboración, otras de sus principales ventajas es que su precio es bastante asequible, no se tarda mucho en hacer y es una receta que puede sorprender a cualquier clase de paladar.

Cómo preparar esta receta

Lo primero que vamos a hacer es preparar el arroz, que será la guarnición del ingrediente principal de este plato. Para esta elaboración podría servir cualquier arroz, pero lo más aconsejable es utilizar arroz de grano redondo, mucho mejor si es el conocido como arroz bomba.

En una sartén echaremos un poco de aceite de oliva virgen extra a fuego suave y echaremos el arroz, salteándolo durante dos o tres minutos. Tras ello, incorporaremos el doble del volumen de agua que de arroz así como un poco de sal, dejando que todo se cocine hasta que quede tierno, procurando remover para que no se pegue y teniendo preparada más agua en caso de que el arroz lo pida. Lo importante es que el arroz quede lo más tierno posible, algo muy importante en esta elaboración.

Mientras se va haciendo el arroz hay que preparar bien las gambas. Le retiraremos la cabeza y la cáscara y posteriormente poniéndolas en un escurridor para pasta y limpiarlas bajo el grifo, con abundante agua fría, eliminando toda la suciedad que pudieran tener.

Si se quiere proporcionar un sabor más intenso al arroz, se pueden cocer las cabezas y las cáscaras de todas las gambas en agua, colarla y cambiar el agua con la que se hace el arroz por este caldo. Sin duda es una formidable idea que proporcionará un plus de sabor que encontrarás delicioso.

Laminaremos o picaremos los ajos en trozos pequeños y los echaremos en una sartén con aceite de oliva junto a las guindillas, las cuales pueden echarse enteras o picadas, dependiendo del toque de picante con el que quieras este plato.

Una vez esté dorado todo, incorporaremos las gambas limpias y las saltearemos, procurando no hacerlas demasiado para que no se queden secas, lo que arruinaría el sabor de este delicioso plato.

Cuando las gambas ya estén casi listas, incorporaremos el arroz que ya habremos cocido y escurrido, dejándolo todo un par de minutos al fuego, removiendo para que todos los ingredientes se mezclen y el sabor sea homogéneo.

Para finalizar, hay que servir en una cazuela grande para compartir o en cazuelas individuales, procurando comerlo siempre en caliente.

Si os gusta, podéis picar perejil fresco y espolvorearlo sobre las gambas cuando se vaya a incorporar el arroz y si queréis un toque de frescor, podéis incorporar unas hojas de menta picadas, añadir jengibre a la receta, incorporándolo cuando se vaya a hacer el ajo o cebolla laminada al final.